This Is A Custom Widget

This Sliding Bar can be switched on or off in theme options, and can take any widget you throw at it or even fill it with your custom HTML Code. Its perfect for grabbing the attention of your viewers. Choose between 1, 2, 3 or 4 columns, set the background color, widget divider color, activate transparency, a top border or fully disable it on desktop and mobile.

This Is A Custom Widget

This Sliding Bar can be switched on or off in theme options, and can take any widget you throw at it or even fill it with your custom HTML Code. Its perfect for grabbing the attention of your viewers. Choose between 1, 2, 3 or 4 columns, set the background color, widget divider color, activate transparency, a top border or fully disable it on desktop and mobile.

5 consejos para conducir sobre nieve con seguridad

5 consejos para conducir sobre nieve con seguridad

Cada época del año tiene sus particularidades a nivel meteorológico: en primavera es importante poner el coche a punto y evitar la aparición de alergias, en verano hay que tener en cuenta la afectación del calor sobre nuestro vehículo, en otoño hay que conducir de forma segura sobre la lluvia que suele caer… y en invierno son importantes los consejos para conducir sobre nieve.

Lo primero que hay que tener en cuenta es que el frío afecta nuestro coche igual o más que el calor, motivo por el cual interesa seguir estos consejos para proteger el coche del frío. Pero aquí hay un problema añadido con respecto al verano: la conducción se puede complicar mucho. Cuando nieva en zonas altas de montaña no suele haber afectaciones demasiado importantes porque esas zonas están preparadas y sus conductores acostumbrados, pero cuando nieva fuera de esos sitios se puede complicar mucho la situación. Así pues, lo mejor es seguir estos 5 consejos para conducir sobre nieve de forma segura. ¡Vamos allá!

Prepara el coche para aguantar las bajas temperaturas

Consejos para conducir sobre nieve

Vale, puede que creas que este no es directamente uno de los consejos para conducir sobre nieve, pero en seguida te explicamos por qué es importante y por qué lo hemos incluido aquí. Cuando circulamos por una carretera en la que se está depositando la nieve se suelen dar siempre las mismas circunstancias: el agarre es muy bajo, la temperatura es muy fría y la visibilidad es muy baja. Del agarre hablaremos más adelante, pero de afrontar mejor o peor los otros condicionantes depende cómo de preparado tengamos el coche para afrontar las bajas temperaturas.

Y es que no solamente estamos hablando de revisar el estado de la batería o de los líquidos (aceite, refrigerante, limpiaparabrisas…) sino de elementos tan básicos como la limpieza de las lunas o el estado de las luces. Así pues, si conducimos por nieve es fundamental que funcionen bien todas las bombillas (la visibilidad se reduce y es importante ver y ser visto), que tengamos los cristales limpios por fuera pero especialmente por dentro (para evitar que se entelen) y que las escobillas estén en buen estado.

Planifica tus desplazamientos

El segundo de los consejos para conducir sobre nieve tampoco tiene aplicación práctica durante el momento de la conducción en sí misma, pero sí poco antes de que se produzca. Y se puede dividir en acción defensiva y acción ofensiva. La defensiva es sencilla: antes de iniciar el viaje es importante consultar la previsión meteorológica, el estado del tráfico y las posibles afectaciones en ruta.

Y la ofensiva también resulta simple, ya que fundamentalmente sirve como prevención: todos confiamos en llegar a nuestro destino sin problema, pero si por algún casual nos quedásemos tirados en la carretera seguramente necesitaremos mantas, ropa de abrigo, herramientas, linterna y algo de comida y agua. Si no lo usamos genial, pero si nos hiciera falta… más vale llevarlo en el coche.

Lleva siempre cadenas o equipa neumáticos de invierno

Consejos para conducir sobre nieve

Ahora sí, vamos con el agarre. Se supone que ya nos encontramos en la zona nevada, por lo que el contacto con el asfalto (o con la nieve) es importantísimo. Si llevamos neumáticos de verano podemos sufrir y mucho para circular: no agarran, patinan al acelerar o frenar y nos hacen perder la dirección. Vaya, que con este tipo de ruedas no tardaremos mucho en tener que parar a montar las cadenas.

Pero existe una alternativa para continuar la marcha sin tener que montarlas: los neumáticos de invierno. Se trata de un tipo de gomas adaptadas para la conducción sobre nieve que funciona de forma óptima a temperaturas inferiores a los 7ºC, pero que en verano se desgastan muy rápido. Es por ello que resulta imprescindible disponer de otro juego de neumáticos para sustituirlos cuando llega el mes de abril, aproximadamente. La opción intermedia para los que no quieren montar cadenas pero tampoco estar cambiando constantemente las ruedas son los neumáticos todo tiempo o «All Season», que también disponen de la certificación M+S. Si quieres saber si te interesa más comprar unas cadenas o montar neumáticos de invierno, echa un vistazo a este artículo.

Adapta la velocidad a las condiciones de la vía

Cuando nieva no tiene mucho sentido centrarse en las señales que indican la velocidad máxima de la vía, porque en todo momento la velocidad óptima de circulación será inferior a la máxima. Sí, equipando neumáticos de invierno también. Y es que la nieve reduce notablemente la capacidad de tracción y alarga mucho la distancia de frenada, por lo que es fundamental adaptar la velocidad al agarre del asfalto y, sobre todo, al tráfico que nos rodea.

La mejor manera de hacerlo es practicar una conducción defensiva. Anticipar mucho la frenada, no realizar cambios bruscos de dirección, evitar las frenadas fuertes… y tener mucha paciencia, que nuestro destino no se va a mover del sitio y queremos llegar sanos y salvos.

Utiliza marchas largas y aumenta la distancia de seguridad

Consejos para conducir sobre nieve

El último de los consejos para conducir sobre nieve con seguridad guarda relación con la gestión que hacemos de la caja de cambios del coche, independientemente de si este es automático o manual. Y es que para mantener el control del vehículo tanto como sea posible queremos evitar las inercias, por lo que resulta importantísimo circular siempre aprovechando al máximo el freno motor y evitando presionar el freno mecánico.

Por otra parte, para iniciar la marcha resulta recomendable hacerlo en segunda o tercera velocidad, ya que de este modo la potencia se transmite a las ruedas de una forma más suave y se evitan las temidas pérdidas de tracción. Ah, y recuerda que conduciendo sobre nieve las frenadas se alargan muchísimo, por lo que conviene multiplicar por cuatro la distancia de seguridad con los coches que nos preceden.

2024-01-11T20:20:58+01:00 11 enero 2024|Consejos coches de ocasión, Mecánica|

Deje su comentario